ktm-kisko.jpgPues nos cuenta el amigo Kisko “que jarto ya de estar jarto” del tremendo pitorreo que se trae la peña con el
KTM-Sin ha decidido zanjar la cuestión con la compra de un pedazo de pepino de mucho peso en €uros pero poco en kilogramos. Así que a partir de ahora, el
pitorreo se convertirá en temor cuando notéis en vuestros cogotes el rugir del KTM-CON.