Araceli y Antonio se presentaron en la Escuela de Bicis acompañados de sus hijos y perfectamente equipados con sus patines todo terreno. Ni que decir tiene que con sus historias y anécdotas hicieron las delicias de niños y padres.
Luego pudimos probar la extraña sensación de conducir un patinete